• Proyecto del docente Jorge Eduardo Esquerre Verastegui, gana 1er Lugar del 11º Congreso Nacional de Investigación de UVM.
  • A diferencia de los insecticidas sintéticos, los componentes del Neem actúan sobre el sistema hormonal de los insectos y estos no desarrollan resistencia.

Monterrey, NL., 13 de octubre de 2020.- El proyecto Insecticida natural a partir del árbol y frutos de Neem y su uso en el estado de Querétaro, logró el primer lugar del 11o Congreso Nacional de Investigación que se desarrolló de manera virtual en la Universidad del Valle de México Campus Monterrey Norte, al plantear el uso del aceite de este árbol como un insecticida y fungicida para mantener alejadas plagas, proteger los cultivos de infecciones y repeler mosquitos y piojos.

Durante la presentación de su proyecto en este foro de investigación, el Dr. Ing. Jorge Eduardo Esquerre Verastegui, docente de UVM Campus Querétaro, explicó que el aceite del árbol de Neem es un pesticida botánico obtenido de un extracto de la planta Azadirachta índica y, dado que no afecta significativamente a humanos, mamíferos o insectos beneficiosos, los granjeros y agricultores pueden usar el aceite de Neem como un insecticida y fungicida para mantener alejadas plagas como los pulgones, mosca blanca, trips, minadores, escarabajo de la patata, nematodos, polilla de la vid, araña roja, ácaros, cochinilla, orugas o gorgojos, etc.

“Otra gran ventaja del uso de aceite de Neem, es que no perjudica a los insectos beneficiosos (fauna auxiliar), las mariposas, lombrices y abejas ayudan a las plantas en la polinización y absorción de nutrientes”, comentó.

El doctor Esquerre Verastegui agregó que, en lugar de usar cobre, sulfuro, o incluso tratamientos sistémicos, el tratamiento ecológico basado en el aceite de Neem se usa en frutales, nueces, vegetales, plantas aromáticas, rosales, plantas de interior, árboles ornamentales, todo tipo de flores y arbustos. Y, es especialmente indicado en los viñedos contra el oídio y mildiu, que atacan a las cepas de uvas, no solamente como preventivo, sino también como un eficaz tratamiento curativo.

El aceite de Neem es, por lo tanto, un fungicida efectivo para la prevención y control de varias enfermedades producidas por los hongos. “Las semillas y hojas del árbol de Neem contienen muchos componentes que son útiles para el control de las plagas. A diferencia de los insecticidas sintéticos, los componentes del Neem actúan sobre el sistema hormonal de los insectos, no sobre el sistema nervioso o digestivo, y por lo tanto no originan el desarrollo de resistencia en las futuras generaciones. Estos componentes pertenecen a la clasificación general de productos naturales llamados “limonoides”.

La azadiractina se considera actualmente como el agente más importante, extraído del Neem, para el control de los insectos. “Parece tener eficacia en más del 90% de las plagas. No mata los insectos –o, al menos, no inmediatamente–, en lugar de ello, sirve tanto de repelente, como para interrumpir su crecimiento y reproducción. Investigaciones realizadas durante los últimos años, han demostrado que es el regulador y disuasor más potente, nunca ensayado. Repelerá o reducirá la alimentación de muchas especies de plagas de insectos, así como de algunos nematodos. De hecho, es tan potente que una mínima cantidad de azadiractina evita que los insectos incluso toquen las plantas”, comentó.

Sobre el 11o Congreso Nacional de Investigación efectuado en UVM Campus Monterrey Norte, el docente de UVM Campus Querétaro señaló que es importante que las personas conozcan los beneficios que tiene la investigación. Cuando una persona investiga, amplía sus conocimientos, tiene la capacidad de orientar, dirigir y de asesorar a los demás sobre la actividad o tema que investigó. Adquiere autoridad para opinar y contribuir sobre el tema investigado.

“En el mundo actual, las exigencias de la sociedad, son mayores. Cada día los clientes exigen mejores productos y servicios, y para lograr cumplir con estos clientes se necesitan personas capaces de investigar, analizar, llegar a conclusiones y proponer como darle un valor agregado a los productos o servicios que produzcamos. Podemos ser, dentro de una empresa, los mejores, con grados incluidos, pero si no somos capaces de investigar, es decir de recopilar información, analizarla y llegar a conclusiones y recomendaciones, no vamos a tener éxito en este mundo donde predomina la competencia. Y para ganarle a la competencia hay que saber qué necesitan los clientes”, concluyó.

---------------------------------------------------------------

La Universidad del Valle de México, desde hace 60 años se dedica a ofrecer educación superior de calidad, actualmente cuenta con 33 campus distribuidos en la República Mexicana. Cuenta con la Certificación de calidad “Lisa y llana”, máxima acreditación de calidad institucional otorgada por FIMPES 2018-2025. Con 205 programas que forman parte del Padrón de Programas de Alto Rendimiento Académico del EGEL, la UVM es la institución con el mayor número de programas de excelencia a nivel nacional. Ofrece formación a nivel bachillerato, licenciatura, técnico superior universitario, maestría y postgrados, en disciplinas tales como medicina y ciencias de la salud, ingeniería, tecnologías de la información, derecho, arquitectura, negocios, gastronomía, diseño, educación y hospitalidad. Para más información visite: http://uvm.mx